Alcaldía de Villavicencio anuncian controles ante la llegada de venezolanos

Administración anunció controles ante llegada de por lo menos 1.300 personas a la capital del Meta.

Promocionando la arepa venezolana, que lleva los ingredientes del Pabellón, un plato típico del vecino país, David Felipe González Daza lleva un mes y medio en el rebusque por las calles de Villavicencio.
Este joven recién graduado de ingeniero de sistemas decidió vender todo lo que tenía e iniciar una vida en la capital del Meta.

“Bienvenido, adelante, tranquilo hay para todos y Colombia es muy grande”, esas son las palabras que le han dicho a David Felipe mientras recorre las calles del centro de la ciudad vendiendo las arepas.

Pero este venezolano de 26 años no es el único que ha estado trabajando en las ventas ambulantes. Según la Secretaría de Control Físico han encontrado más de 40 personas de todas las edades ejerciendo las ventas ambulantes, por lo que anunciaron controles.

A la ciudad han llegado cerca de 1.300 venezolanos a ocupar espacios de trabajo, muchos de ellos en la informalidad de las calles, bares y acosados por la ilegalidad.

Por ejemplo, Luz Marina González, la mamá de David Felipe, que ante la crisis en su país y en Isla de Margarita (donde vivía), decidió empacar maletas y viajar junto a su hijo y la esposa de él con destino a Villavicencio.

Sin embargo, esta mujer de 61 años que añora volver a Venezuela, aunque refleja fortaleza en su rostro y su voz, prefiere seguir en pie en el Llano porque es consciente que las cosas en su país son más críticas para quienes se quedaron en la isla.

“Es cierto que hay escasez en la comida y también es cierto que deben hacer fila para comprarla. Incluso, en las panaderías nunca hay pan y cuando llega solo venden uno por persona”, comenta Luz Marina, que junto con su hijo vende cerca de 80 arepas diarias.

Orlando Fuenmayor, vocero de venezolanos en Villavicencio, reconoce que son muchos los que han llegado –cerca de 1.300– y que en un gran porcentaje no han encontrado un trabajo digno, por lo que está trabajando con la iglesia católica para establecer una ayuda humanitaria para ellos.

“Muchos han llegado solo con el pasaje y esperando probar suerte. La situación es complicada porque cada vez son más”, afirma Fuenmayor.

El vocero descarta, que a pesar de la informalidad por la que muchos pasan, existan roces con otros vendedores de la ciudad, por lo que buscará la manera para que sean formales y evitar posibles conflictos a futuro.

El secretario de Control Físico, Feyer Hernando Vargas, se refirió a los vendedores ambulantes que han llegado de Venezuela a Villavicencio.

“Les hemos dado espacio, somos solidarios, pero están ejerciendo actividades que no son formales”, dijo Vargas.

Según el funcionario son cerca de 40 las personas que están ejerciendo esa labor que principalmente la hacen en el centro, en la plaza Los Libertadores.

“Vamos a tener prioridad por nuestros ciudadanos llaneros, ellos deberán legalizarse si desean conseguir una caseta para sus ventas, ya que muchos están con los permisos de los tres meses, pero luego deciden quedarse”, comentó Vargas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies